Misión, Objetivos, Principios y Filosofía

El ITAM es una institución mexicana de educación superior, privada, laica, sin afiliación política y sin fines de lucro.

Misión

El ITAM se propone contribuir a la formación integral de la persona y al desarrollo de una sociedad más libre y más justa, así como propiciar un mayor progreso y prosperidad sociales. Aspira a convertirse en una comunidad en su más pleno significado, una casa de estudios de excelencia y libertad académica y un centro autónomo de investigación de alta calidad.

Nuestro Instituto tiene como propósito formar personas capaces de actuar de manera informada, racional, responsable, crítica y comprometida con la creación, la dirección y la orientación de la opinión pública, de las instituciones y de las obras; también busca que sean capaces de crear y de difundir conocimientos del más alto nivel ético, científico, tecnológico y profesional, que permitan a la sociedad tomar conciencia de su problemática y su solución.

El ITAM alcanza estos objetivos por medio de las funciones de docencia, de investigación y desarrollo, y de extensión de acuerdo con su misión y con su naturaleza universitaria, apoyándose en las pautas de excelencia de su propia organización. En cada una de estas funciones, consolida sus logros institucionales, aprovecha y desarrolla sus ventajas comparativas.

Para realizar sus funciones de investigación, docencia y extensión, el ITAM se propone alcanzar los más altos niveles de excelencia académica y excelencia humana, dentro de la pluralidad de ideas y el respeto de las diferencias étnicas, culturales y religiosas.

Filosofía Educativa

El ITAM se inspira en un concepto que entiende al ser humano como ser libre, como ser social comprometido con la elevación y el progreso humano y como ser llamado por vocación esencial a buscar la verdad y el bien.

Toda educación, por lo tanto, debe tender a mejorar al ser humano mediante el enriquecimiento de sus mejores valores, la integración de su persona, la formación de su conciencia y el acrecentamiento de su capacidad de servicio. Asimismo, reconoce la obligación que adquiere en el desarrollo de la comunidad en la que actúa, asumiendo su lealtad a México, a sus valores y a sus tradiciones, entendidos como patrimonio colectivo.